La EPA confirma que la precariedad es estructural en el empleo agrario

  • En la construcción y en el campo es donde más crece el paro. En el tercer trimestre había 194.300 personas desempleadas, un 4,2% más. Urge convertir los contratos temporales en fijos-discontinuos

La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy revela que son 768.400 las personas que trabajan en el campo. Este volumen de empleo confirma que hay 54.000 personas menos trabajando, lo que supone una caída del 6,57%. Por lo tanto, se desacelera la tendencia de creación anual de empleo y se consolida la precariedad, la rotación y la mala calidad de los puestos de trabajo.

25/10/2018. CCOO de Industria
El sindicato defiende impulsar la contratación fijo-discontinua en el campo

El sindicato defiende impulsar la contratación fijo-discontinua en el campo

La EPA que se ha dado a conocer esta mañana confirma que en el último año se registraron 8.600 personas ocupadas menos (1,11%). Además, el tercer trimestre de 2018 se cierra con 194.300 personas del sector agrario en desempleo, lo que supone un incremento de 7.800 paradas en comparación con los datos del segundo trimestre. Por lo tanto, el colectivo de trabajadores y trabajadoras agrarios en paro cayó en 40.800 personas en el último año (17,35%).

La encuesta también permite comparar la evolución del paro agrario con la del desempleo de otros sectores de la economía española. Así, durante el último año el sector agrario fue uno de los que registraron una mayor reducción porcentual del desempleo (17,35%), por encima de los servicios (6,59%), la industria (3,70%) y la construcción (5,78%).

En el sector agrario el estancamiento del empleo en el tercer trimestre del año se produce como consecuencia de la desaceleración de las actividades agrarias propias de la época (vendimia) y su finalización. En el mismo periodo coincidió la vendimia en Francia con el traspaso de temporeros y temporeras a otras actividades del sector servicios como la hostelería.

Al mismo tiempo se confirma en este trimestre lo que CCOO de Industria detectó en el anterior: el abandono del sector por parte de la población laboral hacia los servicios y la construcción, principalmente. No solo se reduce la ocupación sectorial por la reubicación de la fuerza de trabajo en otras actividades, sino que también opera la duración más corta de determinadas campañas agrícolas.

Con estos resultados de la EPA en este trimestre, se observa que la tasa de paro del sector agrario se sitúa en el 20,1% y que crece 1,6 puntos con respecto a los meses de abril, mayo y junio. Con respecto a la tasa global de desempleo se sitúa a 5,55 puntos, por lo que crece 2,35 sobre la tasa general.

CCOO advierte de que otro de los lastres es la alta tasa de temporalidad del sector. En este trimestre la temporalidad en el sector si sitúa con carácter general en el 56,1%. Es del 54,9% en los hombres y alcanza el 61% en las mujeres.

Ante esta situación, CCOO de Industria considera importante que la Inspección de Trabajo se despliegue con más eficacia e intensidad en el sector agrario para denunciar la contratación fraudulenta y el abuso de la contratación temporal por obra y servicio determinado. El sindicato defiende impulsar la contratación fijo-discontinua en el campo para frenar la salida de personas trabajadoras a otros sectores productivos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.