Trabajadoras que no levantan la cabeza para hablar, ni se mueven para ir al baño

  • ISTAS y CCOO de Industria presentan los resultados de un proyecto que confirma la alta precariedad del sector del procesado y la conservación de frutas y hortalizas

A mediados de octubre asistieron medio centenar de delegados y delegadas de CCOO de Industria a la jornada de presentación de los resultados del proyecto “La prevención de riesgos laborales de colectivos vulnerables en el sector del procesado y conservación de frutas y hortalizas”. La acción, que se ha desarrollado este año, pretende fomentar la cultura preventiva.

08/11/2018. CCOO de Industria
Entre el 80 y el 90% de quienes trabajan en el sector son mujeres

Entre el 80 y el 90% de quienes trabajan en el sector son mujeres

Desarrollado por el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) , con la colaboración de CCOO de Industria, el proyecto AS2017-0072 no hubiese sido posible sin la participación directa de muchos compañeros y compañeras del sector que han aportado su experiencia y que han compartido inquietudes, vivencias , fracasos y logros en grupos de discusión y en entrevistas personales.

En un sector donde entre el 80-90% de la plantilla de muchas empresas son mujeres, donde la tasa de temporalidad es elevada y donde la precariedad de las condiciones de trabajo es habitual, se ha constatado que existe una fuerte diferenciación entre tareas por motivos de género. Sin embargo, la perspectiva de género no se aplica a la hora de realizar la evaluación de los riesgos laborales y esto produce desigualdades en la exposición a los riesgos laborales y, también, su perpetuación al dificultar la adopción de medidas colectivas como la rotación o el cambio de puesto.

Las trabajadoras de este sector están sometidas a unas condiciones de trabajo precarias, donde apenas pueden levantar la cabeza para hablar o incluso moverse para ir al baño por miedo a que les llamen la atención, con miedo a ser despedidas cuando acabe la campaña.

Es necesario que los delegados y delegados de prevención del sector incorporen en la evaluación de riesgos laborales aquellos específicos que afectan al colectivo de mujeres: psicosociales, ergonómicos, embarazo o lactancia. Deshacernos de la idea de que aplicar la perspectiva de género es únicamente atender a las cuestiones relacionadas con el embarazo y lactancia o con los planes de igualdad, que según las experiencias relatadas suelen quedarse en una mera declaración de buenas intenciones.

La información y la formación como instrumento para impulsar cambios en las actitudes y los roles estereotipados dentro de nuestra propia acción sindical son necesarios para avanzar en la mejora de la cultura preventiva, la planificación preventiva y la evaluación de riesgos del sector.

La jornada de divulgación, celebrada en Murcia el 16 de octubre, puso en evidencia estos y otros problemas que es necesario afrontar para mejorar la salud laboral en muchos de los centros de trabajo del sector del procesado y la conservación de frutas y hortalizas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.