Las asignaturas pendientes del textil etíope

  • El sindicato CCOO visita Etiopía. Recoge en un informe qué aspectos se deben corregir para que el país africano sea un proveedor óptimo para las marcas españolas

CCOO de Industria no tiene noticia de que la cadena de suministro de las multinacionales españolas del textil esté formada por empresas o talleres etíopes. Sí sabe que Etiopía se quiere convertir en un polo global de aprovisionamiento de la industria de la moda y que ha hecho del sector uno de sus grandes pilares de crecimiento. Uno de sus sindicalistas se desplazó hace unos meses al país africano para revisar sus condiciones de trabajo. Las conclusiones de aquel viaje ya están recogidas en un informe.

14/11/2018. CCOO de Industria
En Etiopía las fábricas cuentan con maquinaria e instalaciones de primer nivel

En Etiopía las fábricas cuentan con maquinaria e instalaciones de primer nivel

Son varias las multinacionales y los proveedores del textil que ya invierten en Etiopía y que desarrollan actividades productivas en el país. Distribuidores como Primark, H&M y Tesco cuentan con oficinas en su territorio desde el año 2012 y obtienen productos de sus marcas de los productores locales.

La industria etíope del vestido cuenta en estos momentos con 300 empresas que dan empleo a unas setenta mil personas, el 95% mujeres. La Secretaría de Internacional de CCOO de Industria explica en su último informe que el sindicato se propuso hacer un examen de las condiciones laborales e industriales del país, pese a que todavía ninguna marca española opera ni produce en el país.

En las últimas páginas del documento, las que dedica a las conclusiones, se aclara que no es la función del sindicato “decidir si una empresa invierte o compra en un país”, pero sí lo es exigir “el respeto de los derechos laborales y sindicales”, individuales y colectivos, de la clase trabajadora y prestar “particular atención” a las cadenas de suministro de las multinacionales.

Por esta razón Víctor Garrido, coordinador para IndustriALL Global Union de los acuerdos marco internacionales de Inditex y Siemens Gamesa, y coordinador también del que recientemente alcanzaron CCOO de Industria y Mango, formó parte de la delegación sindical-empresarial que del 15 al 18 de enero visitó Etiopía. Durante aquellos días, visitó cinco fábricas y se reunió con representantes del Gobierno, con la delegación que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) tiene en el país africano, así como con empresarios y sindicatos locales.

Garrido explica que establecieron contacto con todos los grupos de interés del país “para sacar conclusiones” y determinar cuáles serían “las condiciones más idóneas” para que las marcas y las multinacionales españolas inicien actividades industriales y comerciales en Etiopía.

El sindicalista español confirmó en su visita que el sector del textil y de la confección ha sido la principal apuesta industrial del Ejecutivo etíope y que los planes económicos del país pasan por erigirse, a corto plazo, como el principal país de producción textil de África. Además, constató que el contrato indefinido es el más habitual en los centros de trabajo, que la jornada laboral es de unas 60 horas de lunes a sábado, que las vacaciones duran 14 días al año y que no hay un salario mínimo. Una costurera de taller cobra entre 26 y 32 euros de salario base, pero con las horas extraordinarias puede llegar a recibir 47.

Diferencias con el modelo asiático

También comprobó que en Etiopía las fábricas cuentan con maquinaria e instalaciones de primer nivel, que tienen sistemas razonables de evacuación y que los talleres están muy tecnificados, a diferencia de lo que ocurre en el modelo productivo que predomina en el este asiático, donde se observa una tecnología casi manual, con mayor cualificación de las personas trabajadoras.

Víctor Garrido constató que en Etiopía la digitalización está muy presente. Cuenta con una industria muy moderna con alta tecnificación y baja especialización, y con unas plantillas que trabajan a un ritmo relativamente bajo. Todo indica que su modelo podría tener en el futuro importantes niveles de productividad.

Más derechos y más negociación

Durante los últimos años el sector ha registrado un crecimiento medio del 51%, la inversión extranjera en la industria textil ha crecido de manera significativa y las expectativas de futuro son optimistas. Por eso CCOO propone garantizar en el país africano los derechos de libertad sindical y de negociación colectiva; un salario mínimo vital; una jornada laboral que no exceda la que establecen los convenios de la OIT y mejorar las condiciones de trabajo a todos los niveles, así como la formación profesional, laboral y sindical.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.