2019: Urge una apuesta real por la industria

  • CCOO reclama al Gobierno que acometa un proyecto integral y deje de actuar de forma aislada. Recuerda que se necesita una industria fuerte para evitar que se liquide el Estado del Bienestar

En el año 2019 CCOO de Industria se ha propuesto apostar por el desarrollo de un Pacto de Estado por la Industria, que el Gobierno del PP dejó estancado y que el del PSOE no termina de impulsar. El sindicato sabe que se requiere de mucha voluntad política, que hay que reforzar el diálogo social y que la Administración se debe comprometer a coordinar las políticas que se definan. Antes de tomar una decisión que perjudique de forma irreversible estas expectativas, reclama que se faciliten los instrumentos para que no impacte de forma negativa en la industria, la economía y el empleo.

02/01/2019. CCOO de Industria
Foto de tecnología creado por fanjianhua - www.freepik.es

Foto de tecnología creado por fanjianhua - www.freepik.es

CCOO de Industria cree que se viven momentos clave para la industria que plantean grandes desafíos. Echa de menos medidas e instrumentos de actuación ministerial y gubernamental que afronten un futuro industrial digitalizado, por los efectos que se esperan en el empleo, en las relaciones laborales y en la organización de las empresas. Son temas que, pese a su importancia, no se incorporaron a las mesas de diálogo social que se abrieron recientemente.

Ahora que acaba de arrancar un nuevo año, el sindicato recuerda al Gobierno que debe crear las condiciones estructurales para que ese cambio se desarrolle mediante inversiones en I+D+i, en formación, internacionalización y financiación, desde la iniciativa privada, principalmente. CCOO sabe que se debe pasar de un modelo basado en sectores intensivos en mano de obra, a otro que incorpore un cambio tecnológico. Además, hay que incidir en el tamaño de las empresas, dar respuesta a la especialización productiva, aumentar el peso de actividades generadoras de alta tecnología y reducir la brecha tecnológica entre regiones y sectores.

La España política, la económica, la social y la ciudadanía necesitan de una industria fuerte, porque lo que está en juego es evitar que se liquide el Estado del Bienestar. Para conseguirlo conviene, en opinión de CCOO de Industria, apostar por el mix energético y establecer medidas medioambientales que eviten el cambio climático y que favorezcan la competitividad de las empresas españolas. A las comunidades autónomas les toca apostar este año de forma decidida por la industria y cambiar de forma radical el modelo educativo y formativo.

CCOO de Industria sabe que cualquier transición que se emprenda requiere de dos premisas: evitar la pérdida de tejido económico y preservar el empleo. En el caso de la transición energética, su objetivo es reducir el alto coste energético que provoca la alta dependencia. Para conseguirlo, es imprescindible evitar un coste sin generar otro.

En definitiva, el sindicato cree que futuro pasa por acometer un proyecto integral para la industria. Propone el Gobierno que deje de tapar huecos y de actuar sobre los déficits de forma aislada. Desarrolla programas que carecen de compromisos de reindustrialización y de políticas de desarrollo tecnológico, esenciales para preservar el tejido productivo y la competitividad de la industria. Olvida también el compromiso que contrajo de desarrollar el Pacto de Estado por la Industria que presentaron los agentes económicos y sociales en 2016.

: Urge una apuesta real por la industria

CCOO reclama al Gobierno que acometa un proyecto integral y deje de actuar de forma aislada. Recuerda que se necesita una industria fuerte para evitar que se liquide el Estado del Bienestar

En el año 2019 CCOO de Industria se ha propuesto apostar por el desarrollo de un Pacto de Estado por la Industria, que el Gobierno del PP dejó estancado y que el del PSOE no termina de impulsar. El sindicato sabe que se requiere de mucha voluntad política, que hay que reforzar el diálogo social y que la Administración se debe comprometer a coordinar las políticas que se definan. Antes de tomar una decisión que perjudique de forma irreversible estas expectativas, reclama que se faciliten los instrumentos para que no impacte de forma negativa en la industria, la economía y el empleo.

2 de enero de 2019

CCOO de Industria cree que se viven momentos clave para la industria que plantean grandes desafíos. Echa de menos medidas e instrumentos de actuación ministerial y gubernamental que afronten un futuro industrial digitalizado, por los efectos que se esperan en el empleo, en las relaciones laborales y en la organización de las empresas. Son temas que, pese a su importancia, no se incorporaron a las mesas de diálogo social que se abrieron recientemente.

Ahora que acaba de arrancar un nuevo año, el sindicato recuerda al Gobierno que debe crear las condiciones estructurales para que ese cambio se desarrolle mediante inversiones en I+D+i, en formación, internacionalización y financiación, desde la iniciativa privada, principalmente. CCOO sabe que se debe pasar de un modelo basado en sectores intensivos en mano de obra, a otro que incorpore un cambio tecnológico. Además, hay que incidir en el tamaño de las empresas, dar respuesta a la especialización productiva, aumentar el peso de actividades generadoras de alta tecnología y reducir la brecha tecnológica entre regiones y sectores.

La España política, la económica, la social y la ciudadanía necesitan de una industria fuerte, porque lo que está en juego es evitar que se liquide el Estado del Bienestar. Para conseguirlo conviene, en opinión de CCOO de Industria, apostar por el mix energético y establecer medidas medioambientales que eviten el cambio climático y que favorezcan la competitividad de las empresas españolas. A las comunidades autónomas les toca apostar este año de forma decidida por la industria y cambiar de forma radical el modelo educativo y formativo.

CCOO de Industria sabe que cualquier transición que se emprenda requiere de dos premisas: evitar la pérdida de tejido económico y preservar el empleo. En el caso de la transición energética, su objetivo es reducir el alto coste energético que provoca la alta dependencia. Para conseguirlo, es imprescindible evitar un coste sin generar otro.

En definitiva, el sindicato cree que futuro pasa por acometer un proyecto integral para la industria. Propone el Gobierno que deje de tapar huecos y de actuar sobre los déficits de forma aislada. Desarrolla programas que carecen de compromisos de reindustrialización y de políticas de desarrollo tecnológico, esenciales para preservar el tejido productivo y la competitividad de la industria. Olvida también el compromiso que contrajo de desarrollar el Pacto de Estado por la Industria que presentaron los agentes económicos y sociales en 2016.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.