Al positivo acuerdo de Alcoa le falta el contundente respaldo del Gobierno

  • CCOO esperaba de los ministerios de Industria y Trabajo un compromiso más tangible sobre el empleo
  • Nadie estará afectado por el ERE durante los próximos seis meses. La plantilla sigue ligada a la empresa

Los setecientos trabajadores y trabajadoras de Alcoa Avilés y A Coruña tendrán la última palabra. Decidirán si les sirve el acuerdo que los sindicatos han arrancado a la empresa tras una negociación de infarto. Aunque el Gobierno se compromete a hacer todos los esfuerzos para garantizar el empleo y buscar un inversor para las series de electrólisis, CCOO echa en falta un compromiso más tangible.

16/01/2019. CCOO de Industria
Concentracion Alcoa Congreso de los Diputados

Concentracion Alcoa Congreso de los Diputados

Entre hoy y mañana el Gobierno pondrá por escrito los compromisos reales que asume con los trabajadores y trabajadoras de Alcoa Avilés y A Coruña. Ese será el documento que se discutirá en las asambleas informativas que esta semana se celebrarán en los dos centros de trabajo, antes de someter a referéndum el preacuerdo que esta mañana los comités de empresa alcanzaron con la multinacional del aluminio.

Aunque CCOO esperaba obtener del Gobierno un mensaje más contundente y concreto sobre su compromiso de mantener la totalidad del empleo, sus negociadores están satisfechos con lo conseguido porque se ha logrado tiempo y dinero para desarrollar el estatuto de la industria electointensiva y buscar inversiones.

Sin duda, el acuerdo sobre el expediente de regulación de empleo de Alcoa es positivo porque hasta ahora el sindicato no tenía absolutamente nada. Nadie estará afectado por un expediente de regulación de empleo durante los próximos seis meses, los trabajadores y trabajadoras seguirán ligados a la empresa y Alcoa dispone de veinte millones de euros por planta por si durante este tiempo surge un inversor que esté interesado en hacerse con las series de electrólisis.

La parte más negativa del acuerdo, señala CCOO, es que se ha tenido que cerrar un plan social por si llega el mes de julio sin inversor interesado en mantener la actividad principal de Alcoa. Sin duda, llegan meses de intenso trabajo. El sindicato cree que hay posibilidades y trabajará para que, llegado el verano, no pierda la industria ni sus trabajadores y trabajadoras.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.