CCOO de Industria ante el 8 de marzo de 2019, Día Internacional de la Mujer

    CCOO de Industria trata de responder en este artículo algunas de las cuestiones que pueda suscitar la celebración del próximo 8 de Marzo, Día internacional de la Mujer.

    15/02/2019.
    Noticia 8M

    Noticia 8M

    #8MSIEMPRE, ése es el hashtag que ha utilizado la Confederación de Comisiones Obreras en una campaña lanzada hace unos meses. En ella se trata de visualizar las reivindicaciones de CCOO para alcanzar una igualdad real entre mujeres y hombres, pero también las distintas acciones que estamos llevando a cabo los trabajadores y trabajadoras a través de la organización colectiva en el sindicato para eliminar y garantizar la igualdad en los centros de trabajo y en todos los ámbitos de la sociedad y que toman cuerpo en forma de negociaciones, movilizaciones o actos de denuncia.

    El Día internacional de la Mujer no es una mera fecha en el calendario. La proclamación de los días internacionales por Naciones Unidas se suele corresponder con hitos históricos que merecen ser recordados pero su pervivencia se debe a su cronificación como batallas diarias que aún se están librando o se deben librar. Una de ellas es la igualdad de género.

    ¿Es algo nuevo las movilizaciones del 8 de Marzo? ¿Siempre ha tenido este carácter internacional? Las movilizaciones del 8M o en su entorno tienen más de un siglo, aunque es en 1975 cuando la ONU celebra por primera vez el Día Internacional de la Mujer. Su origen está vinculado a la Revolución Industrial, al acceso de las mujeres al trabajo remunerado y a la educación. Las trabajadoras se empezaron a organizar y a reivindicar derechos y condiciones de trabajo dignas. El 8M conmemora las huelgas de las trabajadoras del textil y el incendio producido en una fábrica textil en Estados Unidos en el siglo XIX, donde murieron cientos de trabajadoras, pero también está vinculado a la reivindicación de otros derechos civiles, sociales y culturales, más allá de la igualdad de trato y oportunidades en el ámbito laboral. Una de las conquistas más importantes del movimiento feminista fue la del sufragio universal, que a España no llegó hasta la II República en 1933. Mujeres burguesas y proletarias se unieron en una lucha en la que fueron acompañadas por pocos hombres.

    Por tanto, el movimiento feminista y las reivindicaciones aparejadas al mismo siempre ha tenido una dimensión internacional, porque el machismo y patriarcado también la ha tenido, tardando los resultados más o menos en conseguirse en cada región, lo que ha guardado siempre una relación directa con el Estado de salud de la democracia de cada país. Lo que ocurre ahora es que el poder de los medios de comunicación -de manera más o menos interesada, y en ocasiones, más o menos acertada también- y de las redes sociales, que ha permitido su visibilización. Y fortalecer este movimiento mundial a través de acciones protagonizadas por mujeres conocidas, como ha sido el caso del #MeToo.

    ¿Tan poco se ha avanzado para seguir celebrando el 8M? Se ha avanzado mucho, sobre todo desde que estamos en democracia, pero principalmente desde lo formal, desde lo legal. La realidad es que el Patriarcado está muy arraigado en las sociedades y las discriminaciones por razón de género que sufren mujeres y niñas, aunque muchas veces pasan inadvertidas, es lo habitual. Los asesinatos por violencia de género es la punta del iceberg de una violencia machista física, sexual, psicológica, económica de un sistema sexista que atrapa y a su vez trata de expulsar a las mujeres.

    En el ámbito laboral, los estereotipos de género perpetúan los roles asignados a mujeres y hombres, lo que provoca que las mujeres tengan más dificultades tanto en el acceso al mercado laboral como en su desarrollo profesional. De esto se deriva la exclusión a determinadas ocupaciones, tengan mayor tasa de desempleo, que la brecha salarial siga aumentando, que no ocupen puestos de responsabilidad en la misma proporción que sus compañeros, que las mujeres sean las que más utilicen los derechos de conciliación o que sigan siendo una realidad los casos de acoso sexual o por razón de sexo en las empresas.

    ¿Los hombres deben participar en las movilizaciones del 8M? Sin ninguna duda. Lógicamente los mujeres protagonizarán las acciones convocadas para ese día pero necesitan que el otro 50% de la población se involucre y les acompañe para lograr algo más que visualizar la indignación que provoca el machismo que las mujeres viven día a día en la calle, en sus familias, en la escuela, en el trabajo o en las instituciones.

    La igualdad es un elemento esencial de cualquier democracia. No es ninguna casualidad que la primera medida a adoptar por la extrema derecha sea derogar dos leyes fundamentales para nuestro sistema democrático: la Ley Orgánica 1/2004 de medidas integrales contra la violencia de género y la LO 3/2007 para la igualdad efectiva entre Mujeres y Hombres.

    ¿Qué propone CCOO de Industria para el próximo 8M19? Intensificar las acciones que de manera sostenida estamos llevando en cabo. CCOO de Industria visualizará la situación laboral de las trabajadoras en nuestros sectores y haremos propuestas concretas destinadas al Gobierno, Parlamento, Direcciones Empresariales y Patronales con acciones específicas – con dimensiones y formas distintas- concentradas en una franja horaria, como ya hiciéramos el año pasado, en empresas donde se detecten desigualdades de género, se incumplan los planes de igualdad, no se quieran incorporar medidas de igualdad en los convenios colectivos sectoriales o de empresa o no cumplan aquellos acuerdos que permiten corregir las desigualdades de género, como la aplicación del Salario Mínimo de Convenio de los 14000€.

    Como organización, apoyaremos y alentaremos a respaldar a la clase trabajadora las demás concentraciones, movilizaciones y otros actos que como integrantes de Plataformas feministas acordemos. Eso sí, orgullosos de nuestras siglas y sin renunciar a ellas, ya que si bien CCOO ha sido y es un reflejo de la sociedad también es la primera organización que está dispuesta a cambiarla.

    Sin embargo, CCOO de Industria no está de acuerdo en institucionalizar una Huelga General de 24 horas cada 8 de Marzo, como reclaman otras organizaciones, ya que entendemos que podría debilitar el instrumento de presión más valioso que tenemos los trabajadores y trabajadoras de este país. Por eso son tan escasas las situaciones en las que se ha hecho uso de esta herramienta recogida como Derecho Fundamental en nuestra Constitución, tan atacada por los gobiernos conservadores y tan incomprendida por la sociedad, fruto de la manipulación que de ella hacen los medios de comunicación sometidos a las grandes fortunas sustentadas en las desigualdades.

    Por otro lado, hay que diferenciar el derecho de huelga de los trabajadores, que no pueden, ni deben ser excluidos, y trabajadoras del artículo 28 de la Constitución, cuya convocatoria, determinación de objetivos, etc., en ejercicio de su responsabilidad corresponde a los sindicatos y que tiene una regulación específica, tanto desde su tramitación a la repercusión económica a los trabajadores y trabajadoras que la ejercen, de lo que se ha venido a denominar una huelga de mujeres o cuidados y consumo, que aun entendiendo el objetivo, queda al margen de las competencias y obligaciones que la Constitución otorga a los sindicatos, más allá de su ejercicio como personas y ciudadanos/as individuales.

    Ccoo de Industria hace un llamamiento a todos los trabajadores y trabajadoras a participar en los actos y movilizaciones del próximo 8 Marzo y a trabajar diariamente en los centros de trabajo para eliminar las desigualdades y discriminaciones de género, tanto las visibles como las invisibles.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.