La precariedad expulsa a la población asalariada del campo

  • Los trabajadores y las trabajadoras dejan el sector y se ocupan en otras actividades productivas

La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año cifra la población que trabaja en el sector agropecuario en 839.700 personas. El empleo aumenta en 5.900 trabajadores y trabajadoras durante los últimos doce meses, un escaso 0,7%. Frente al cuarto trimestre de 2018 repuntó un escueto 1,7% (14 mil personas). Este aplanamiento revela la desaceleración que experimenta la actividad sectorial, que se agrega al carácter estacional de gran parte de las producciones del sector.

25/04/2019. CCOO de Industria
La tasa de paro del sector en este primer trimestre de 2019 es del 17,1%

La tasa de paro del sector en este primer trimestre de 2019 es del 17,1%

El desempleo agrario afecta a 173.700 personas, 32.800 menos que hace un año (15,9%). No obstante, si se tiene en cuenta que el crecimiento del número de personas ocupadas en el sector fue de 5.900, salieron 26.900 personas que hace un año estaban trabajando en el sector o en disposición de hacerlo. En definitiva, la población activa abandona el sector y busca trayectorias laborales en otras actividades ajenas al agro.

A su vez, si se contempla la evolución en los últimos tres meses, se comprueba esa dinámica apática, puesto que el número de personas desempleadas prácticamente no ha variado. Hay 600 más que al final de 2018 (un 0,3%), mientras que en los tres primeros meses de 2018 el desempleo agrario se redujo en más de 21.000 personas (casi un 11% menos que a finales de 2017).

Aún con esta dinámica aplanada, el sector agropecuario es el que tiene mayor disminución interanual del desempleo en términos porcentuales, ya que esa reducción del 15,9% destaca frente al 1,6% de la industria, o el 14,9% de la construcción o el 6,5% de los servicios.

La tasa de paro del sector en este primer trimestre de 2019 es del 17,1% según los datos de la EPA publicados hoy, más de 2,5 puntos por encima de la tasa general de desempleo español, que es del 14,7%. En los últimos doce meses la tasa de paro agrario cayó 2,8 puntos, pero en los últimos tres meses solo lo hizo en 0,2 puntos, mientras que en el primer trimestre de 2018 lo hizo en casi tres. Se corrobora que el sector está ralentizando su capacidad de absorber desempleo.

Uno de los grandes retos del sector agrario es la temporalidad, que destaca en el mercado de trabajo español, puesto que afecta al 60% de sus trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena, lo que verifica sin lugar a duda la rotación a la que se ve sometida la población temporera.

Otro de los grandes retos es la desigualdad de género, puesto que las mujeres soportan una mayor tasa de desempleo y una mayor temporalidad. Así, la tasa de paro entre las mujeres es del 24,1%, frente al 14,6% que soportan sus compañeros. Y la temporalidad que afecta a las trabajadoras asalariadas agrarias es del 65,4%, frente al 58,8% de sus compañeros.

CCOO reitera la denuncia del fraude que se registra en la contratación de carácter temporal para actividades cíclicas en la misma época del año, puesto que la relación laboral debería establecerse mediante un contrato fijo discontinuo.

En los últimos doce meses el empleo agrario cayó significativamente en Baleares, Cantabria, Catalunya, Navarra y Galicia y creció intensamente en Murcia y en el País Valencià. A su vez, donde más creció porcentualmente el desempleo en el último año fue en Galicia, Euskadi y Canarias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.