Esta es la Europa que necesitan las 41 millones de personas que trabajan en la industria y el campo

  • A las puertas de las elecciones europeas, CCOO de Industria y la Fundación 1º de Mayo reúnen en Madrid a sindicalistas de Bélgica, Reino Unido, Alemania, Italia y Grecia.
  • El sindicalismo europeo reclama que el continente se una económica y socialmente. Proponen que vuelva a liderar la industria global y que se transforme en la tercera voz de un mundo dominado por Washington y Pekín

“No solo necesitamos que Europa se una económicamente, también debe unirse socialmente”. Esta frase, pronunciada por el secretario general de industriAll Europe, resume el contenido de las intervenciones que se sucedieron en la jornada “Una gobernanza europea para la industria”, que el 8 de mayo organizaron en Madrid CCOO de Industria, la Fundación 1º de Mayo y el Partido Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NLG). Los sindicalistas españoles tuvieron la oportunidad de conocer el catálogo de propuestas en las que trabaja la federación europea ante las elecciones del 26 de mayo. Exige una política industrial válida para todos los Estados.

13/05/2019. CCOO de Industria
Público y ponentes de la segunda mesa de debate

Público y ponentes de la segunda mesa de debate

El candidato a la presidencia de la Comisión Europea por el Partido de la Izquierda Europea (PIE); los secretarios generales de industriAll Europe, de CCOO y de CCOO de Industria; la eurodiputada Paloma López; sindicalistas del Reino Unido, Italia, Grecia y Alemania y un catedrático de Economía Aplicada. Esas fueron las diez personas que participaron en la jornada que, a las puertas de las elecciones europeas, convocó en Madrid el Instituto de Estudios Sociales y Económicos sobre la Industria (IESEI), un instrumento de debate y de propuestas que pilotan CCOO de Industria y la Fundación 1º de Mayo.

En esta ocasión, la organización propuso a los asistentes debatir sobre el tipo de Europa que necesitan los 41 millones de personas que trabajan para la industria y el campo del viejo continente. Tras las presentaciones, que corrieron a cargo del presidente de la Fundación 1º de Mayo y del director del IESEI, el primero en entrar en materia fue el secretario general de CCOO (vídeo) con la ponencia “Una apuesta por la Europa social”.

Unai Sordo explicó que las elecciones europeas que se celebran dentro de dos semanas son muy importantes, pese a que existe una tendencia a frivolizar su trascendencia, con una baja participación. Así, señaló que “las políticas que se aplican en cada Estado, en buena parte vienen marcadas por directivas europeas orientadas por la mayoría del Parlamento Europeo”.

Propuso construir “más Europa” para tener sociedades más igualitarias y solidarias y advirtió del riesgo de que grupos eurófobos, xenófobos y de extrema derecha consigan una importante representación en el Parlamento Europeo. Como vacuna, Sordo reclamó a los trabajadores y trabajadoras que llenen las urnas de votos el 26 de mayo para evitar que volvamos a sufrir las políticas de austeridad que tanto daño ha causado a países como España. “La apuesta del sindicalismo solo puede ser la izquierda”, afirmó.

El papel de la industria

Tras las palabras del secretario general de CCOO arrancó la primera mesa de debate, que moderó Nico Cue, sindicalista belga de origen español que ahora es el candidato del Partido de la Izquierda Europea (PIE) a la presidencia del Ejecutivo comunitario (vídeo). Nico Cue defiende tres cuestiones. Cree que “es prioritario” levantar una Europa más democrática y social y reflexionar sobre cómo cambiar el tejido productivo sin perder puestos de trabajo. El metalúrgico belga reclamó “una transición justa que asegure el empleo, perspectivas de futuro y el respeto al medio ambiente”.

Ángélica Jiménez, responsable de Internacional de la federación alemana IGMetall (vídeo) reconoció que hay un descontento “profundo” entre la población alemana por el aumento de la desigualdad y por la escasa inversión pública; aseguró que su sindicato está convencido de que Europa “es la solución” a muchos de los desafíos a los que se enfrentan los trabajadores y trabajadoras y recordó que urge “reforzar la dimensión social” del viejo continente. La sindicalista resumió el decálogo de propuestas con el que IGMetall afronta las elecciones europeas: reforzar el diálogo social y la negociación colectiva; firmar una carta de derechos sociales básicos para toda la Unión Europea y salvaguardar el Estado social frente a crisis económicas futuras.

Madnack Luximan, presidente del comité central de la FIOM CGIL italiana (vídeo), lamentó que hoy sean los pobres los que luchan contra los pobres. “Antes peleaban contra los ricos”, aseguró, y ahora se enfrentan a los que se encuentran en su misma situación. Recordó que es el momento de que la clase trabajadora esté unida. Aseguró que en Italia la gente está “muy insatisfecha” y que las empresas puentean a los sindicatos y hablan directamente con las plantillas. En su opinión, hay que promover “sociedades justas e inclusivas”. Si no se vota en las elecciones europeas, la Unión Europea “quedará en manos de quienes han levantado el mundo capitalista en el que estamos”.

Uno de los platos fuertes de la jornada fue la intervención del secretario general de industriaAll Europe (vídeo), la federación sindical que representa los intereses de los 32 millones de personas que trabajan en la industria del viejo continente. Aseguró que Europa “no es justa y no es social” y recordó que “nunca ha sido tan desigual como lo es hoy”.

Luc Triangle se mostró muy crítico con “esta Europa” y dijo entender el malestar de las personas trabajadoras, que exigen respuestas y no las tienen. Propuso configurar una política industrial europea “que sirva a los intereses de todos los Estados miembros” para que el progreso llegue a todas las regiones y señaló que “la industria es la columna que sostiene el Estado del Bienestar”. Para el sindicalista belga es importante que el viejo continente camine hacia una transición justa, porque los trabajadores y las trabajadoras “no pueden pagar la factura”.

Políticas europeas para la industria

Para después de la comida se dejó la segunda de las mesas redondas, la que tenía por título “Políticas europeas para la industria”. A la eurodiputada de Izquierda Unida-Izquierda Plural Europea (vídeo), Paloma López, se le encargó moderar las intervenciones y dar paso al debate. Antes de hacerlo, explicó “cuál es la Europa en la que estamos y con qué Europa nos encontraremos” tras las elecciones del 26 de mayo. Aseguró que durante los últimos años hemos vivido en la Europa “de las multicrisis” y que las respuestas que se han dado “no han sido precisamente las más beneficiosas” para la clase trabajadora. Las sucesivas crisis, continuó la eurodiputada, provocaron la crisis “más grave”, la de la legitimidad que percibe la ciudadanía “y que lleva a una situación de desafección donde avanzan los discursos de la extrema derecha”.

Tras la presentación de Paloma López llegó el turno de Simon Dubbins, del sindicato británico United (vídeo), que dio su opinión sobre el Brexit y sobre la perspectiva sindical británica. En un momento de su ponencia se preguntó si había alguna relación entre el divorcio del Reino Unido de la Unión Europea y la falta de política industrial al otro lado del Canal de la Mancha. El sindicalista no tiene ninguna duda. Afirmó, sin tapujos, que el Brexit “es consecuencia del abandono de la industria británica”, liderado por la derecha social y burguesa, primero con Margaret Thatcher, que impulsó el periodo de desindustrialización del Reino Unido, y luego con Blair, “que no cambió nada”. Por eso propuso que la industria “se defienda y se proteja” en la Unión Europea.

Para Dubbins el Brexit “no es la solución a los problemas”, sino la consecuencia de cambios “que no se gestionaron correctamente”. El sindicalista dedicó parte de su intervención a desmontar la narrativa que defienden quienes se manifiestan a favor de que el Reino Unido abandone la Unión Europea. Quien dice que el Brexit no tendrá consecuencias negativas en la industria del Reino Unido, “no dice más que tonterías”, afirmó.

Antes de dar paso a la clausura de las jornadas, se dirigieron a los asistentes el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense (vídeo), José Molero Zayas y el responsable de Internacional de CCOO de Industria, Juan Blanco. El primero llegó a afirmar que la crisis “ha producido una fuerte segmentación” en el peso de la industria de los países de la UE. Cree que se abre un marco de incertidumbre que erosiona la capacidad de inversión, incrementando el poder de mercado de los gigantes empresariales. Indicó que la tecnología incluye una relación social que soluciona los problemas de desigualdad y de calidad del empleo. También planteó propuestas basadas en ejes estructurales, en innovación y, sobre todo, en el papel del Estado y de las instituciones. El sindicalista repasó varios casos de reestructuración empresarial europea y aseguró que “la única manera” de combatirla es “mediante la preeminencia del sujeto sindical”.

Despedida y cierre

Cerca de las cinco de la tarde el secretario general de CCOO de Industria (vídeo) ponía la guinda a las jornadas sobre la gobernanza europea de la industria. Agustín Martín propuso “recuperar la centralidad del mundo del trabajo”; construir un modelo productivo y una política industrial que genere riqueza y armar una posición común de progreso en Europa.

Para conseguirlo, cree que es necesaria una Unión Europea que se sustente en partidos y en políticas que defiendan este objetivo. Lo que finalmente ocurra tras las elecciones del 26 de mayo está en manos de la ciudadanía europea y, sobre todo, de sus trabajadores y trabajadoras.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.