España no puede volver a perder el tren con la cuarta revolución industrial

    CCOO de Industria ha concluido los “Encuentros sobre la Digitalización y la Industria 4.0”, incorporando un análisis que oriente la posición del sindicato sobre este tema. Para ello, abrió hace siete meses, un proceso de debate que ha contado con la participación de un grupo de trabajo de 20 personas que ha contado con 17 ponentes de todas las actividades y sectores relacionados con los efectos de este proceso.

    31/03/2017. CCCO Industria
    Digitalización

    Digitalización

    Los objetivos que han marcado este debate han estado relacionados en abordar este proceso y sus efectos en el mundo productivo y laboral. Lo que se ha querido compartir opiniones y experiencias con los principales actores. Porque, para CCOO de Industria, se trata de un fenómeno en construcción, cuyas consecuencias definitivas están aún por ver y donde a las políticas públicas, corresponde moldear las “aristas” que surjan en su desarrollo, teniendo en cuenta que se trata de un proceso que puede incorporar beneficios y perjuicios, acompañado de grandes incertidumbres.

    Corresponde a todos los actores evitar los efectos adversos, activar potenciales ventajas competitivas e implementar políticas que fomenten sociedades más inclusivas y cohesionadas (administraciones, sindicatos y empresas). En este marco, la digitalización de la industria en nuestro país se enfrenta a las características del modelo productivo español, que refleja diversidad sectorial en materia de digitalización, atomización de la estructura empresarial e importantes déficits de cualificaciones digitales del empleo. Un panorama de debilidad que puede agravar esta situación, si no se realizan actuaciones y se establece una política industrial a nivel de Estado que potencie las ayudas al proceso de adaptación del tejido productivo y de servicios a la industria.

    Sus efectos en el mundo del trabajo se reflejan en el empleo y la cualificación, los ritmos y tiempo trabajo, los salarios… Lo que requiere de un intenso debate sobre los cambios en el status del empleo, dando lugar a la expansión del trabajador autónomo dependiente, el crowdwork, el trabajo a demanda vía apps o las nuevas plataformas on-line para el trabajo digital que solo contribuyen a potenciar la ambigüedad de la relación laboral.

    El reto sindical es la atención a las personas, con nuevos derechos e integrando nuevas competencias digitales; participando en la gestión de los cambios en la organización del trabajo, en la seguridad y salud ocupacionales; las cualificaciones; la jornada laboral y el lugar de trabajo, en definitiva renovar y reforzar el marco de negociación colectiva y del diálogo social en todos los ámbitos. Donde el ordenamiento jurídico laboral debe velar por la tutela de las personas que desarrollan su actividad profesional en las nuevas formas emergentes de empleo digital.

    Para CCOO de Industria, el reto no está en intentar solucionar los problemas derivados de los déficits de nuestra estructura económica, productiva y laboral, sino en anticiparnos, desde ya, a la corrección de nuestras debilidades para afrontar un futuro en mejores condiciones, y donde el papel del Estado es fundamental.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.